Modelos Animales de Inducción Nutricional para Diabetes Mellitus Tipo 2

DOI : http://dx.doi.org/10.4067/S0717-95022014000100046
Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

Sandra Barbosa-da-Silva; Isabele Bringhenti Sarmento; Thereza C. Lonzetti Bargut; Vanessa Souza-Mello; Marcia Barbosa Aguila & Carlos A. Mandarim-de-Lacerda

Resumen

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2) es la enfermedad metabólica crónica más común, afectando aproximadamente al 6% de la población adulta en el mundo occidental. Esta condición es una causa importante de las enfermedades cardiovasculares, la ceguera, la insuficiencia renal, y las amputaciones, con un aumento de su prevalencia en todo el mundo. El riesgo de obesidad en la diabetes tipo 2 está determinado por el grado de obesidad y localización de la grasa corporal, siendo la resistencia a la insulina (RI) la principal relación entre estas enfermedades metabólicas. Los estudios experimentales han demostrado que los factores dietéticos, y en particular los lípidos, se asocian de manera importante con la masa corporal (MC), la IR y la diabetes tipo 2. Asimismo, el consumo excesivo de alimentos ricos en carbohidratos de alto contenido energético pueden provocar la diabetes tipo 2. Además, se ha sugerido que una dieta materna inadecuada al momento de concebir o durante el período de gestación daría lugar al desarrollo de la excesiva MC y de trastornos metabólicos en los hijos, tales como la homeostasis anormal de la glucosa, reducción de la sensibilidad a la insulina en todo el cuerpo, el deterioro en la función de células beta, resistencia a la insulina y cambios en la estructura del páncreas. La alteración metabólica está asociada de forma importante con los efectos dañinos sobre el desarrollo y función de las células beta. Sin embargo, las alteraciones en la cantidad y la calidad de la grasa dietética pueden modificar el metabolismo de la glucosa como también la sensibilidad a la insulina. De esta manera, la investigación experimental ha enfocado la atención en algunos aceites debido a sus efectos beneficiosos. El aceite de oliva, es una fuente de monoinsaturados y actualmente se sabe que este aceite también mejora la sensibilidad a la insulina y el control glucémico El aceite de canola, el aceite de linaza y especialmente el aceite de pescado (rico en omega-3 los ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs)) fueron descritos por primera vez como nutrientes de la dieta eficaces contra la hipertrigliceridemia, sin embargo, es sabido que además tienen efectos positivos sobre el metabolismo de la glucosa.

PALABRAS CLAVE: Modelos animales; Inducción nutricional; Enfermedad metabólica; Diabetes melitus tipo 2.

Como citar este artículo

BARBOSA-DA-SILVA, S.; SARMENTO, I. B.; BARGUT, T. C. L.; SOUZA-MELLO, V.; AGUILA, M. B. & MANDARIM-DE- LACERDA, C. A. Animal models of nutritional induction of type 2 diabetes mellitus. Int. J. Morphol., 32(1):279-293, 2014.